Una imagen del México moderno

El producto más icónico de México, el tequila, está experimentando un aumento de popularidad. La bebida espirituosa materializa la pasión del país, y Maersk Line está ayudando a transmitirla por cada rincón del mundo.

Shot of Mexico
El tequila se exporta a 120 países. Aunque Estados Unidos es el mercado más grande, China es el que crece más rápido.

Décadas después de aparecer en el panorama mundial, el tequila está experimentando un cambio profundo.

La buena pizca de sal, el rápido y sucio trago, seguido de una rodaja de lima, se está convirtiendo en ana crónico. En su lugar, las versiones artesanales de alta calidad y puras de esta bebida espirituosa están resurgiendo. Con la ayuda de Maersk Line, la bebida espirituosa está alcanzando nuevos mercados en Sídney (Australia), Ciudad del Cabo (Sudáfrica) y Tallin (Estonia).

“Todos los beneficios del tequila apenas se han empezado a reconocer”, comenta Eduardo Orendian, propietario de la destilería de tequila El Llanito en la ciudad de Tequila en Jalisco, México, la cual es el corazón de la producción de tequila.

El valor de la exportación de tequila superó el umbral de mil millones de USD en 2014. Las ventas de tequila en los EE. UU., el mayor importador del mundo, aumentaron un 63% durante la década anterior. Las ventas de tequila premium se elevaron en un enorme 365%.

Una bebida espirituosa única
Durante los últimos cinco años, Maersk Line ha transportado un millón de botellas de esta bebida espirituosa por todo el mundo.

“Es un ejemplo maravilloso del efecto de facilitar el comercio”, afirma Mario Veraldo, Director General del Grupo de América Central de Maersk Line.

“Por un lado, tienes un producto que es único de una región y que, no obstante, cualquiera en cualquier lugar del mundo puede probar. Por otro lado, también estás ayudando a las comunidades locales a posicionar sus productos en mercados mucho más grandes, a la vez que se crean puestos de trabajo y se mejoran las condiciones sociales a nivel local”.

Los números muestran el potencial. En los EE. UU., el destino del 80% de las exportaciones totales, el tequila apenas tiene una penetración de mercado del 6%.

EDUARDO ORENDIAN, PROPIETARIO DE LA DESTILERÍA DE TEQUILA EL LLANITO

Poster image
Eduardo Orendain, un productor de tequila de cuarta generación 1:35

Tequila received a Designation of Origin in 1974, which dictates that tequila can only be produced in Mexico, more specifically in the area surrounding the town of Tequila. Thus, the livelihood of the 70,000 people employed by the industry was secured.

Today, the Tequila area boasts 27 tequila distilleries.

“Tequila began as a spirit, but now it’s a way of living,” says Araceli Ramos at the La Rojeña distillery, the oldest tequila distillery in Tequila, with its production dating back to 1758.

Botellas Tequila
Poster image
La tecnología va de la mano del desarrollo económico 1:25

Un auge automovilistico en el desierto

La industria automovilística ha atraído inversiones de varios millones de dólares estadounidenses a nivel mundial.

El tequila recibió la Denominación de Origen en 1974, que dicta que el tequila solo se puede producir en México, concretamente en la zona circundante al pueblo de Tequila. De esta manera, queda asegurada la subsistencia de 70.000 personas empleadas en el sector.

A día de hoy, la zona de Tequila presume de 27 destilerías de tequila.

“El tequila empezó como una bebida espirituosa, pero ahora es una forma de vida”, afirma Araceli Ramos en la destilería La Rojeña, la destilería de tequila más antigua de Tequila, cuya producción se remonta a 1758.

Ramos, una directora de José Cuervo, otra productora de tequila, se ha ganado el título de Doña Araceli en reconocimiento de su trabajo, compromiso y contribución al tequila y a México durante más de dos décadas: “Actualmente tenemos turismo y muchos eventos en marcha, pero lo más importante, tenemos las raíces, la tradición, la paciencia, el amor y la pasión por el tequila”, explica.

La diplomacia del tequila
En 2013, China y México firmaron un acuerdo comercial bilateral bautizado el “Pacto del Tequila”, puesto que la bebida espirituosa es uno de los productos principales que México exportará a China. Anteriormente, el tequila puro estaba prohibido en China, y Asia Pacífico se había identificado como una región clave para el futuro crecimiento del tequila.

Eduardo Orendian pertenece a una cuarta generación del negocio del tequila y es productor únicamente de tequila premium. Tiene un plan sencillo para fortalecer el tequila en los próximos años: La producción de calidad y las degustaciones se ganarán a los nuevos paladares y a las cuotas de mercado. Después de todo, como señala, queda mucho por hacer:

“Los números muestran el potencial. En los EE. UU., el destino del 80% de las exportaciones totales, el tequila apenas tiene una penetración de mercado del 6%. Por lo tanto, incluso en nuestro mayor mercado hay un gran potencial de crecimiento – por no mencionar el de Europa, Sudamérica y Asia”.