Un auge automovilistico en el desierto

La industria automovilística ha atraído inversiones de varios millones de dólares estadounidenses a nivel mundial. Para KIA Motors, un fabricante de automóviles surcoreano, esto ha dado lugar a que Maersk Line transporte el equipo a una planta de última generación en el desierto de México. Ahora, está transportando acero, partes y otros productos para la máquina de producción de 300.000 automóviles por año.

Poster image
Ver más sobre el sector automóvil de México 1:29

Este es el momento de gloria de México

México se ha convertido en un titán y áreas menos conocidas del país, como el centro tecnológico de Guadalajara están impulsando la economía. El comercio y la globalización son ingredientes claves para la receta secreta de la nación a medida que busca dar el siguiente paso.

La nueva fábrica de KIA Motors en Monterrey ya estaba tomando forma a finales de 2015. Enormes estructuras grises se estaba levantando en el desierto. Los trabajadores coreanos y mexicanos, con cascos y envueltos con pañuelos para protegerse del sol abrasador, estaban inmersos en terminar la planta que apenas comenzaron a construir ese año. La formación de nuevos empleados también estaba muy avanzada.

“Estaremos generando 3.300 empleos directamente en la planta y alrededor de 7.000 de forma indirecta cuando iniciemos la producción”, según Sonja Aymá Garza, subgerente de relaciones públicas para KIA México, explicó mientras ofrecía un recorrido por el sitio de construcción.

Aunque México se ha convertido en uno de los 5 mejores productores automovilísticos, KIA Motors acaba de llegar. Garza se unió en enero de 2015 como la empleada número 24. Al iniciar el nuevo año, el número de empleados había sobrepasado las 1.000 personas. Se estaban llevando a cabo contrataciones masivas adicionales y capacitaciones, al mismo tiempo que llegaban contenedores con equipo de forma rápida y en grandes cantidades para iniciar la producción apenas unos meses después.

Kia Motor Mexico
KIA Motors contratará a 3.300 personas de todo México para sus nuevas instalaciones en Monterrey. Además de la capacitación en Monterrey, los nuevos empleados han viajado a las fábricas de Estados Unidos, Brasil y Corea para aprender la forma en que KIA fabrica sus autos.
Kia Motor
KIA Motors es uno de los muchos gigantes automovilísticos que establecen su producción en México, donde se espera que la producción alcance los 5 millones de vehículos para 2020. Durante los últimos cuatro años, Maersk Line ha cuadriplicado el número de contenedores que envía a México para sus fabricantes de automóviles.

La industria automovilística de México solía ensamblar las partes producidas al norte de la frontera y luego volvía a exportar los autos terminados a Estados Unidos. El Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y la globalización de la industria automovilística cambió esto drásticamente. Los gigantes como VW, Toyota, BMW y KIA han construido fábricas de última generación en México y la logística se ha vuelto mucho más compleja.

“Un auto ya no se produce solo en un lugar, y los fabricantes de automóviles continuarán importando y exportando para hacer posible la producción”, dice Mario Veraldo, Director General de Middle America Cluster de Maersk Line.

“El hecho que hemos logrado eliminar gastos de la cadena de suministro mundial durante los últimos años nos ubica en una posición importante. Los ayudamos a volverse realmente mundiales”, añade.

Algo fundamental para impulsar la competitividad ha sido la continua introducción de buques más grandes para el comercio de Asia hacia México, desde el Maersk Seletar de 6.700 TEU en el 2008 al reciente despliegue del mini Triple-Es de 13.500 TEU.

México produjo 3 millones de vehículos en 2015 y espera alcanzar los 5 millones para 2020. De forma simultánea, Maersk Line ha cuadriplicado su comercio con los fabricantes de auto-móviles mundiales de México, ya que el número de contenedores aumentó a poco menos de 20.000 (FFE) entre 2011 y 2015.

Para el proyecto KIA Motors, Maersk Line transportó 2.000 contenedores con equipo, un viaje de entre 35 a 40 días desde Seúl. El proyecto tenía un ajustado plazo de entrega, lo cual representó desafíos, por ejemplo, en cuanto a clima y otras cosas que no pueden controlarse, lo cual puso a prueba al equipo a medida que intentaba mantener el proyecto bien encaminado:

“Los negocios a nivel mundial son muy exigentes desde un punto de vista logístico en cuanto a eficiencia de costos, procesos ajustados y, por supuesto, cumplir con las normas establecidas en los distintos países. Con el fin de tener éxito, debemos depender de compañías navieras para que se encarguen de todo eso y eso es lo que Maersk Line ha brindado al proyecto”, dice Hugo Aguilera, Gerente de Aduanas y Logística de KIA Motors México.

“Maersk Line ha sido un gran socio para el proyecto”, agrega. Dado que las instalaciones de KIA en Monterrey están listas para iniciar la producción, Maersk Line y KIA México recientemente firmaron un nuevo acuerdo en el que Maersk Line, a partir de mayo, transportará 3.000 contenedores (FFE) desde Corea del Sur a Monterrey para transportar las partes y otros suministros a la maquinaria de producción.