“Elegí quedarme”

Otra empleada del Grupo Maersk que dejó México para volver es Patricia Perez. Durante sus ocho años en el Grupo, Perez ha vivido y trabajado por todo el mundo.

Patricia Perez

  • Edad: 32
  • Se unió al Grupo Maersk: 2007
  • Job title: Gerente de servicio al cliente del grupo de Centroamérica, Maersk Line

Vacancies at Maersk

Interested in a global career? Maersk has new job opportunities opening up every day. Search for them here.

Ahora, embarazada de seis meses a principios de noviembre, acaba de volver de la formación sobre cómo dirigir líderes (leading leaders) en la sede de Copenhague.

En su anterior puesto en gestión comercial, trabajó en servicios asiáticos para Japón, Corea, China y Filipinas, entre otros. Ahora prefiere vivir en Ciudad de México.

“Definitivamente, puedo decir que México es el mejor lugar para estar ahora mismo, pensando también en el futuro y en la siguiente generación”, dice Perez, que es la Jefa de servicio al cliente del grupo de Centroamérica de Maersk Line.

“Con mis calificaciones y mi experiencia, confío en que podría elegir trabajar donde quisiera, en cualquier lugar con oportunidades de negocio internacional, pero elegí quedarme en México. Tenemos muchas oportunidades aquí. También estamos orgullosos de nuestra cultura y la familia juega un papel importante a la hora de tomar decisiones”, dice.

México es el mejor lugar para estar ahora mismo, pensando también en el futuro y en la siguiente generación.

Patricia

PATRICIA PEREZ, GERENTE DE SERVICIO AL CLIENTE DEL GRUPO DE CENTROAMÉRICA, MAERSK LINE

Mentes globales, corazón local

Después de once años trabajando en Nueva York, Polonia y Panamá, Adriana Aguilar ha regresado donde comenzó. Aguilar, quien creció en Lázaro Cárdenas, en la costa del Pacífico de México, es ahora Gerente de servicio al cliente de la terminal más avanzada tecnológicamente en Latinoamérica.

Perez opina que viajar alrededor del mundo y vivir diferentes culturas es una de las mayores bendiciones de su vida, acostumbrarse a lo inesperado y aceptar el desafío de adaptarse a nuevas culturas y entornos. También ha llegado a comprender mejor de dónde viene.

“Me gustaría que mi hija creciera y viviera en un país donde no tenga que pensar en irse a otro lugar a cumplir sus sueños”, dijo.

“Este es el México al que aspiro y creo que mi generación está sentando las bases para que se haga realidad”.

Patricia Mexico